12.11.04

De afrodisíacos e inhibidores sexuales en Plinio el Viejo

Aviso a navegantes:

Desde el 10 de julio de 2006 nos hemos mudado a:

http://mc.delendis.com (Miscellanea Classica)

con muchas más páginas y secciones nuevas. Estáis todos invitados a leernos allí.

¡Gracias!

Queridos todos, espero de vosotros un uso consciente de las verdades que revelaré. Sólo para iniciados, cerrad las puertas profanos ;)

Parecido al cocodrilo, pero más pequeño incluso que la magosta, nace en el Nilo el escinco, fundamental en los antídotos contra los venenos y también como afrodisíaco par los hombres. HN 8, 91.

Llevar atada como amuleto la parte derecha de la trompa (de un elefante) con tierra roja de Lemnos es un afrodisíaco. HN 28, 88.

Si a una mujer se le ata al cuello la carne blanca del pecho de la hiena, siete pelos y los genitales de un ciervo, colgando en una piel de gacela, está garantizada la continuación del embarazo; son afrodisíacos los genitales del sexo correspondiente tomados con miel, incluso si los hombres aborrecen la relación con mujeres. HN 28, 98.

En cuanto al primero (el cocodrilo del Nilo) los dientes de la mandíbula derecha atados como amuleto al brazo derecho son afrodisíacos, si nos creemos estas historias. HN 28, 107.

Su hocico y patas (del escinco) bebidos en vino blanco son afrodisíacos, especialmente con satirión y semilla de jaramago, mezclando una dracma de cada ingrediente con dos de pimienta; las pastillas así obtenidas, de una dracma cada una, deben ser bebidas. HN 28, 119.

Son afrodisíacos: la hiel de jabalí en linimento; también la médula de cerdo bebida; el sebo de burro en linimento con grasa de ganso macho; así como el líquido procedente del coito del caballo, descrito por Virgilio (Geórg. 3, 280-284), y los testículos de caballo secos para que puedan ser diluidos en la bebida; el testículo derecho de un burro, bebido en una dosis proporcional de vino o atado en un brazalete; la espuma del mismo animal procedente del coito recogida en una tela roja y metida en plata, según cuenta Ostanes. Salpe ordena sumergir los genitales en aceite hirviendo siete veces y untar con ellos las partes pertinentes; Dalión ordena que se beba la ceniza del mismo o la orina de toro después del coito y se aplique en linimento con su propio lodo al pubis. Pero al contrario, es un antiafrodisíaco para los hombres el linimento de excremento de toro. HN 28, 661-262.

Un lagarto ahogado en la orina de un hombre inhibe el deseo sexual del que lo ha matado; en efecto, los magos lo cuentan entre los filtros amorosos. Producen inhibición también los excrementos de caracol y de paloma, tomados con aceite y vino. La parte derecha de un pulmón de buitre, colgada como amuleto en una piel de grulla, excita el deseo sexual del hombre; igual que si se toma a sorbos, con miel, la yema de cinco huevos de paloma, mezclados con un denario de grasa de cerdo; o se toman en la comida gorriones o sus huevos; o se cuelga como amuleto, en una piel de carnero, el testículo derecho de un gallo. Las friegas con ceniza de ibis y grasa de oca y aceite de iris mantienen el feto en el útero; por el contrario, dicen que se inhibe el deseo sexual con los testículos de un gallo de pelea frotados con grasa de oca y colgados como amuleto en una piel de carnero; igual que con los de cualquier clase de gallo, si se colocan debajo del lecho con la sangre del animal. Hacen que se queden embarazadas las mujeres, en contra de su voluntad, las crines de cola de mula, si se arrancan durante la monta y se anudan en el transcurso del coito humano. Quien orina sobre orina de perro se hace, según dicen, más reacio al sexo. Cosas asombrosas, si son ciertas, se dicen también sobre la ceniza de salamanquesa: envuelta un paño, en la mano izquierda, estimula el deseo sexual y lo inhibe, si se pasa a la derecha; asimismo estimula la libido un hilo, impregnado con sangre de murciélago y colocado bajo la cabeza de las mujeres, o la lengua de oca, tomada en la comida o en un brebaje. HN 30, 141-143.

Traducción de Josefa Cantó, Isabel Gómez Santamaría, Susana González Marín y Eusebia Tarriño, ed. Cátedra, Madrid 2002 (no me apetecía traducir a mi ;) )

1 Escolios:

Blogger Sandra anotó...

Muy bien, Raquel, genial el dato. Lo de comer mierda de paloma no es sólo que quite el deseo sexual, es que te tiene que quitar las ganas de de viví... ajjj.

viernes, noviembre 12, 2004 10:54:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Inicio